Editable
Editable

GUARDADO PROLONGADO

Si vas a guardar tus zapatos Cavatini por tiempo prolongado o de una temporada a la siguiente, es recomendable guardarlos en bolsas de algodón. Es importante evitar el uso de bolsas de plástico ya que al no ser respirables podrían generar moho. Es sumamente importante elegir un lugar de guardado seco y ventilado. ¡Los zapatos y la humedad no son buenos amigos!

Hacer un uso apropiado implica principalmente calzar y descalzar cada zapato teniendo en cuenta sus características particulares. Si se trata de un zapato acordonado debemos desacordonar lo suficiente para un buen calce; si tienen cierre, bajar el cierre por completo. Muchas veces los zapatos tienen tiras en el talón para colocar los dedos y ayudar a calzar. Y sino, ¡ayudarse con un calzador! Lo mismo debemos hacer a la hora de descalzar un zapato. Un uso inapropiado puede estirar el calzado, arrugar los materiales de la capellada, lastimar la suela e incluso vencer ¡y hasta quebrar refuerzos internos que son importantes para el look y confort del mismo!

Es importante no abusar de productos y elementos de limpieza como ceras, limpiadores y cepillos. Siempre comenzar pasando un trapito o cepillito super suave (o secador de pelo sin calor) para quitar el polvo. Luego utilizar el producto adecuado para cada tipo de material. Es fundamental elegir productos de buena calidad.

  • Cuero vacuno
    Recomendamos cepillar primero el zapato con un cepillo suave para eliminar el polvo u otros elementos en la superficie. Con un breve cepillado es suficiente. Para pulir podemos utilizar cera de color o incolora, luego se debe pasar un paño para retirar la cera residual y asegurarnos de que la piel respire nuevamente. Entre usos es recomendable envolver o cubrir con paños de algodón para evitar la acumulación de polvo.

  • Napa o cuero de cabra
    Este tipo de pieles son extra delicadas. Primero se debe cepillar el calzado levemente para después aplicarle una pequeña cantidad de crema que puede ser sólida o liquida. Es importante quitar el exceso de crema y por último, si se desea, se puede frotar con una gamuza para sacar brillo.

  • Gamuza o piel de cerdo (pigskin)
    Lo primero es cepillar bien todo el zapato en una misma dirección y luego a la inversa para quitar el polvo acumulado. El cepillo debe ser especial para cada tipo de material. Después de cepillar recomendamos rociar el zapato en cuestión con un spray apropiado a una distancia de unos 15-20 cm. Es importante dejar secar y luego volver a cepillar en ambos sentidos.

  • Nobuck
    Se trata de un material que requiere mantenimiento periódico, sobre todo los tonos más claros. Es fundamental proteger nuestros zapatos de nobuck con un protector en spray para que las manchas no penetren dicha piel. Para la eliminación de roces o manchas superficiales existe una goma específica para nobuck para “borrarlas” sin dañar la piel.

Pasos generales de limpieza

  • Eliminar polvo u otras partículas de la superficie
  • Cepillado suave
  • Aplicar producto específico
  • Retirar excendente
  • Dejar secar
  • Cubrir con paño de algodón

Tips generales de limpieza

  • El paño y el cepillo que utilices deben ser exclusivos para cada material y cada color
  • Limpiar los cepillos después de cada uso
  • Luego de limpiar dejar reposar en lugares secos y lejos de corrientes de aire que puedan volver a ensuciarlos
  • Las ceras, cremas o sprays incoloros ayudan a mantener humectado y brilloso el material pero no a mantener su color. Para ello debemos usar ceras, cremas o sprays tonalizados

Si los zapatos se mojan, debemos limpiarlos con un trapo suave y asegurarnos de que no quede nada de agua sobre la superficie. Es conveniente colocarle una horma (si hubiera) o algún relleno suave, (pueden ser rollitos de medias o papel absorvente) para evitar que se deformen mientras se secan.